Now Playing Tracks

15 trucos para mejorar tus grabaciones por Antonio Escobar

Como muchos sabéis, una buena parte de mi trabajo es mezclar proyectos musicales en los que no he estado involucrado en la grabación. Ver tantas sesiones de orígenes tan diversos me ha dado una buena visión de los fallos más comunes de las grabaciones amateur y semiprofesionales y de cómo corregirlas fácilmente. Os dejo una pequeña y sencilla lista para revolucionar vuestras demos (y ayudar al que las mezcla):

  1. La mejor técnica de grabación posible consiste en grabar la mejor toma en el menor tiempo posible. El objetivo es conservar la frescura y no perder la técnica. Es algo que se consigue con años de práctica produciendo y lo que, muchas veces, marca la diferencia entre una buena grabación y una “correcta”.
     
  2. Aprende a manejar con soltura tu entorno de grabación. Los retrasos creando pistas, editando o cableando pueden romper la concentración.
     
  3. Utiliza previos y micrófonos adecuados. Adecuado es una palabra muy amplia, y con presupuestos limitados el adecuado suele ser “el que hay disponible”, pero si es posible, utiliza el mejor previo que esté en tu mano (mejor ratio señal ruido, mejor respuesta en frecuencia y a los transitorios, menos distorsión, menos ruido) y el micro cuyas propiedades sean más apropiadas para el instrumento a captar (patrón polar, SPL soportados, ecualización interna, etc). Cuando hablamos de preamplificadores, casi siempre el más caro que tengamos suele ser el mejor, pero eso no es así con los micros, donde la especialización y las características tonales del instrumento a grabar marcan la diferencia.
     
  4. Coloca el micro donde mejor suene el instrumento. Hay mil manuales sobre colocación de micros, pero lo cierto es que hasta que no se prueba no hay forma de saber si es la mejor o no. Una forma de buscar dónde suena mejor un instrumento es tapándose un oído e ir moviéndose por la sala buscando la posición donde nos gusta más el sonido que nos llega (por el que no está tapado, se entiende).
     
  5. No necesitas la mejor tarjeta de sonido o los mejor conversores para grabar decentemente. Incluso el más barato de los los interfaces de sonido orientados a la producción musical actuales tiene unas características técnicas superiores a los sistemas de hace 10 años. Tener un sistema mejor puede merecer la pena, pero el no disponer de él no debe ser excusa para obtener unos malos resultados.
     
  6. No satures los conversores de tu interfaz de audio. Grabando a 24 bits, en la mayoría de los casos hay más de 100 dB de S/N, por lo que no hay motivo para mantener la señal picando a -2 dB. Dado que no hay intérprete conocido que mantenga los mismos niveles en la pruebas de sonido que durante la grabación, dejar 20 dB de margen antes del 0 digital antes de grabar es bastante seguro: siempre puedes corregirlo sobre la marcha.
     
  7. No grabes con una señal muy baja. La normalización, distorsión o compresión la señal hará levantar el ruido dentro de los márgenes audibles, siendo especialmente molestos en instrumentos delicados, como la voz.
     
  8. Mantén una distancia consistente con la microfonía. Cuando no se cumple, el cambio de volumen, el efecto proximidad de algunos micros o la reverberación variable captada producen un sonido característico y difícilmente corregible.
     
  9. Capta el sonido que tienes en mente y no esperes a encontrarlo en la mezcla. En la mezcla se pueden hacer verdaderos milagros, pero no hay nada que suene mejor que grabar el instrumento con el sonido que buscas.
     
  10. Cuando grabes sintetizadores ruidosos, abre un poco el filtro más de lo que te gustaría. Al corregirlo en la mezcla eliminarás también el siseo. Este truco también vale para otros instrumentos como un bajo o una guitarra eléctrica.
     
  11. Pon cuerdas nuevas antes de grabar. Es más fácil y menos destructivo quitar brillo que añadirlo después.
     
  12. Graba con los mínimos efectos posibles: siempre puedes cambiar de idea y luego es difícil eliminarlos.
     
  13. La toma vocal perfecta no existe, y si existe no es digna de estar en un disco. Hay que llegar a un punto delicado entre sentimiento y técnica. Grabar muchas tomas acabarán cansado al cantante y dinamitarán tu sesión. Pocas tomas pueden perjudicarte a la hora de componer la toma perfecta.
     
  14. Sé pro-activo y empático grabando. Usar expresiones como “esa toma es una basura” no han ayudado jamás a nadie en la historia de la música.
     
  15. Ensaya antes de grabar. La seguridad de estar tocando algo con disfrute y conocimiento es algo que con el peor equipo hace sobresalir cualquier canción.
     

Truco extra: ¡afina el instrumento y compruébalo constantemente!

Si seguís estos sencillos trucos veréis que es más difícil grabar mal que hacerlo bien desde el principio.

¿Cuáles son los vuestros?

(Fuente: hispasonic.com)

We make Tumblr themes